viernes, 28 de octubre de 2011

AMEDIO vs AMELIO

El programa 42 de NO ES NUESTRA PRIMERA VEZ, el cual ya puedes disfrutar en la lista de reproducción de ivoox, nos dejó, como ya es habitual, varias perlas para el recuerdo. Nos habremos reído de numerosas historias y diversos personajes, pero nunca antes habíamos puesto sobre la mesa uno de los temas más candentes en cualquier charla que se precie: El mono de Marco... ¿se llamaba Amelio o Amedio?

Este inocente animal se pateó medio mundo buscando a la madre de Marco, su colega. Habrá quien piense que si todavía hubiese ido buscando a su propia madre se entendería como una acción más interesada, pero buscando a la madre de Marco... Tiene el cielo ganado o, como mínimo, un nombre fijo. Ya está bien de torear al pobre mono, que bastante tuvo con ir de los Apeninos a los Andes con una mano delante y otra detrás como para que ahora no recordemos ni cómo se llamaba...

Hasta ahora, los argumentos con mayor peso que hemos reunido para descubrir por fin el verdadero nombre han sido los siguientes:
Se llama Amelio porque: Mi mono Amelio y yo...

Y, en clara oposición encontramos razones como:
Se llama Amedio porque: Mi mono Amedio y yo...

La canción no nos ha sacado de dudas a lo largo de estos años, y desde No es nuestra primera vez queremos poner fin a este sinsentido y bautizar al mono de una vez por todas.

El debate está sobre la mesa...

1 comentario:

  1. Después de escuchar la sintonía más de cien veces efectivamente se escucha a la perfección que el nombre del bicho es Amedio. Del latín. Equivalente a Amideo. Derivado de la palabra “Amadeum” significa “Aquel que ama a Dios". Santo el 12 de febrero. Así que, o bien el mono nació el 12 de febrero, o bien se pasaba el día rezando.

    ResponderEliminar